Biografía de Suma Paz

Suma Paz

Suma Paz en sus comienzos, en 1962

Suma Paz es el nombre artístico de Eglantine Sulma Enrico, cantautora y guitarrista argentina nacida el 5 de abril de 1939 en Bombal, provincia de Santa Fe y fallecida el 8 de abril de 2009 en Buenos Aires.

El seudónimo de Suma Paz surge del nombre de un lugar de Colombia llamado "Páramo de Sumapaz", ubicado en el Departamento Cundinamarca, en Colombia. A ella le pareció un nombre muy poético y decidió adoptarlo como nombre artístico. Desde entonces, nadie más, ni siquiera su familia, volvió a llamarla por su nombre real: todos la llamaban "Suma".

Los padres de Suma Paz eran chacareros de origen europeo, pero tenía una abuela ranquel con la que pasaba sus vacaciones en la infancia y que caló hondo en su manera de ser. Suma Paz decía de su abuela: "Se llamaba Natalia Salinas, era del asentamiento Fraile Muerto (hoy Bell Ville, Córdoba), yo la conocí vieja, arrugada y encorvadita. Había sido una mujer alta, de contextura robusta como los de su raza. Se levantaba a las 5.30 de la mañana y con un solo dedo dirigía toda la chacra".

Desde muy pequeña Suma Paz tuvo afición por la música, y ya los 6 años de edad tocaba la guitarra. Pasó su adolescencia y juventud en Pergamino, y solía decir que para ella Buenos Aires era "como una madre adoptiva".

Suma Paz obtuvo el título de Licenciada en Filosofía y Letras en la Universidad Nacional del Litoral, pero siendo muy joven decidió dejar la profesión por la música y la poesía. Sus comienzos coinciden con el resurgimiento del folclore, y a partir de 1959 comenzó a escucharse a Suma Paz en programas radiales y también en televisión. Eximia guitarrista, Suma Paz estaba dotada de una voz con un timbre muy particular, y supo darle a la música pampeana una expresividad poco común, especialmente si se tiene en cuenta de que era un repertorio tradicionalmente interpretado por hombres.

El encuentro de Suma Paz con Atahualpa Yupanqui marcó su vida. De allí en adelante se dedicó a difundir la obra del maestro. Esta tarea de tan enorme responsabilidad, y su proverbial modestia, a veces ocultó su propia labor de creadora de melodías y letras de profundo contenido.

Su primer LP fue "La incomparable Suma Paz" (1960), al que siguieron "Guitarra, dímelo tú" (1961); "Suma Paz (La incomparable)" (1962); "Esencia del folclore" compartido con Carlos Di Fulvio (1963); "El arte de Suma Paz por el mundo" (1967) grabado con motivo de la gira que realizó en Japón, donde ofreció 40 recitales; "Lo mejor de Suma Paz" (1970); "Escuchando a Suma Paz" (1970); "Una mujer con alma de guitarra" (1970); "Llenar de coplas el campo" (1972); "Las hondas raíces de Suma Paz (1980); "Para el que mira sin ver" (1982); "Homenaje a Atahualpa Yupanqui" (1994); "Canto de nadie" (2000) y "Parte de mi alma" (2005).

En 1963 se realizó el I Festival Odol de la Canción, donde Suma Paz interpretó la zamba "Mi pueblo chico" (de Luis Pérez Pruneda y María Adela Christensen), que obtuvo el primer premio como canción folclórica.

En 1977 Suma Paz estrenó la cantata "Ay, Patria mía", basada en la vida de Manuel Belgrano, con textos del historiador Máximo Aguirre y música de su autoría, que fue representada en el Teatro Municipal de Morón con la participación del Coro Mixto dirigido por el maestro Fernández Cevallos y el actor Oscar Casco en los relatos.

Por Radio Nacional y sus 40 filiales, escribió y condujo durante seis años el programa "Pampeanías".

Publicó tres libros de poesía: "Pampamérica" (premiada por la Fundación Steimberg); "Al sur del canto" y "Ultima guitarra".

En el libro "El canto de la Llanura" (2009) Suma Paz cuenta al periodista Rene Vargas Vera el significado de sus canciones. Este periodista también publicó la biografía "Suma Paz en la huella luminosa de Yupanqui".

En 2006 fue distinguida por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, como Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad. Recibió innumerables distinciones, entre ellas se encuentran "Los Grandes Intérpretes" (Sadaic); el Martín Fierro del Instituto de la Tradición de Rosario; el premio "Alicia Moreau de Justo"; el "Discepolín" del Departamento de Cultura del Partido Justicialista y el Kónex de Plata como una de las "Cinco mejores intérpretes de folklore".

Decía Suma Paz:
- Para mí, Yupanqui fue un maestro en el sentido profundo de la palabra y lo primero que me dijo fue: "Si usted quiere lucirse, quiere ponerse lindos vestidos y salir en las tapas de las revistas, cante otra cosa".
- ¡Así era él! Y también me dijo otras cosas muy puntuales que me sirvieron mucho, como por ejemplo: "Póngase detrás de su canto, nunca adelante. No se luzca usted, haga que se luzca lo que usted hace, que es más importante que usted".
- Y otra: "Los atajos son lindos, son cortitos y la van a llevar rápido… lástima que la van a llevar por otro lado".
- Y algo que también me dijo al principio: "Usted ha elegido un camino áspero y solitario; asúmalo y no se queje".

Tres días después de cumplir 70 años Suma Paz falleció víctima de una arritmia que derivó en un accidente cerebrovascular del cual no pudo recuperarse.